La iluminación artificial en áreas sanitarias debe cumplir con una serie de requisitos plasmados en la UNE 12464.1-Norma europea sobre la iluminación para interiores. Una iluminación adecuada permite el bienestar y garantiza la salud de los pacientes, médicos, doctores y trabajadores para que puedan llevar a cabo su trabajo de una manera eficiente.

Por lo tanto, partimos de que la luz es una necesidad humana elemental y una buena luz, por tanto, la iluminación en hospitales, salas de consulta, pasillos, zonas de espera… debe  contribuir a una atmósfera en la que el paciente se sienta confortable.

Todo esto garantizando la máxima eficiencia energética posible. La iluminación tiene unas características complejas de diseño, de prestaciones técnicas, y de cumplimientos de regulaciones y normativas muy específicas, que pocas veces se dan en otro tipo de instalaciones.

Una mala iluminación puede influenciar en el estado de ánimo, y por tanto, por tanto es importante escoger unas luminarias que contribuyan a mejorar el proceso de recuperación del enfermo.

Existen estudios  a nivel europeo, en los que mejorando la iluminación de los centros sanitarios se ha conseguido algunos reducir las estancias de los pacientes en hospitales e incrementar la externalización del tratamiento. La clave de este éxito es creando entornos más hogareños para el enfermo, se ha conseguido reducir significativamente los tiempos de recuperación, contribuyendo de una mayor prestación visual para el profesional y que de esta manera su trabajo se vuelva más eficaz.

En los quirófanos, son lugares de cirugía donde se desarrollan los mayores desafíos mentales y físicos para los equipos médicos. Es por lo que  la seguridad y la funcionalidad cogen un papel muy importante. Para poder llevar a cabo tareas difíciles, que a menudo deciden sobre la vida y la muerte, es indispensable una iluminación segura y óptima.

Para una iluminación óptima, la sala debe dividirse  la habitación que es la mesa de operaciones y el resto de la habitación debe estar iluminado de manera brillante y sin deslumbramientos para facilitar la visión y  la adaptación de los ojos, que impida que esta pueda crear fatiga.

El sector de la iluminación en los hospitales y centros de asistencia primaria, se estima que tiene un potencial de ahorro del 30% integrando luminarias LED, lo que supondría reducir las emisiones en unas 180.000 toneladas de CO2/año

Se presenta la siguiente tabla en la que se recogen  las pautas y recomendaciones necesarias en la nueva Norma de Alumbrado para Interiores (UNE12464-1), con la finalidad de: · Cumplir con las recomendaciones de calidad y confort visual.

A %d blogueros les gusta esto: